Ritmos de Gaia: Solsticio de Verano

El curso del Sol en el Cielo impulsa las mareas energéticas que se producen en el planeta.  Solsticios y equinoccios son los momentos visibles de los cambios del recorrido del sol; cada uno de ellos impregna la Tierra de diferentes energías.

Altar al Sol

 Los antiguos griegos, grandes observadores y filósofos, consideraban al Solsticio de Verano una puerta de entrada hacia otra dimensión. Tras la plenitud, la pérdida de la fuerza solar era vista como la forma en el que el sol se adentraba en la dimensión del espíritu de los hombres. Su Luz y Fuerza externa, le otorga el poder de traspasar el portal y brillar en el interior. Esta entrada en el mundo espiritual abriría el camino para asimilar e integrar las experiencias que el sol había  estado iluminando.

 El solsticio de Verano, fue conocido por los griegos como “La puerta de los Hombres” en comparación con el Solsticio de Invierno, que denominaron “La puerta de los Dioses”. 

 Con el Solsticio de Verano el sol llega a su Zenit y, por tres días, se sitúa en este trono pareciendo quieto (Solsticio: Sol statum - sol quieto-). Durante los últimos seis meses la energía yang, del movimiento y la acción, ha impulsado a salir, a experimentar, a conocer, aprender y disfrutar. Esta energía ha generado nuevos proyectos, reactivado los que estaban en curso, además de animar a recorrer diversos senderos de aprendizaje que, sin su impulso, nunca hubieras recorrido. 

 Ante la plenitud solar uno mira a su alrededor y contempla campos repletos, insuflados de la fuerza solar, que pronto podrán de ser cosechados.  La puerta que abre este Solsticio invita a mirar atrás, a los últimos seis meses y ser conscientes de lo que hemos plantado, lo que ha germinado y los frutos que hemos cosechado o que estamos a punto de recoger.

Gran Pirámide, Egipto

 El Solsticio de Invierno es un tributo a la luz que renace en la máxima oscuridad; Mientras el Solsticio de verano es una celebración en la máxima expresión solar, para honrar a la oscuridad que nos ayudará a transformar nuestro camino en sabiduría.

 Durante milenios el Solsticio de verano ha sido celebrado de muy diversas maneras. El fuego es el gran protagonista y las grandes hogueras son el centro de estas festividades. Encender un fuego en la noche más corta ayuda a atraer la Fuerza externa al mundo invisible o interno; e iluminar nuestro camino en el mundo espiritual. 

 En muchos lugares existe la costumbre de recolectar hierbas mágicas, que en este momento de máxima plenitud solar contienen toda su fuerza. El simple hecho de la  “recolección” impregna en nuestra psique el magnetismo de recolectar los frutos de todo esfuerzo, actividad y proyecto que hayamos realizado.

 El Solsticio de verano siempre se ha asociado al mundo de los elementales y las hadas, la explosión energética de la naturaleza es un portal grandioso para estos seres y es fácil conectar con ellos las noches estivales.  

 Actividades y rituales para disfrutar y profundizar en las energías del Solsticio de Verano

 El calor estival favorece la distensión pues el verano es tiempo de dicha y diversión, entrar en la dimensión del espíritu siempre es un gozo ¿Qué mejor momento para celebrar y compartir con amigos?  Comidas, cenas, celebraciones para agradecer las bendiciones. Aquí te dejo una serie de actividades para realizar en grupo o individualmente. Celebra y siente como se abre la puerta y el ciclo CAMBIA.  

 ♥    El verano implica esparcimiento, tiempo de disfrute, recompensa por el trabajo bien hecho. En este tiempo de descanso, nuestra mente realiza un reset que favorecerá trasladar cada avance terrenal o material a un nivel espiritual que impulsará nuestra evolución personal. ¡¡Cuídate!! Que la actividad veraniega no descabalgue tu equilibrio personal.

 ♥  Reflexiona sobre tu último ciclo: En medio de toda esta energía de esparcimiento y diversión, encuentra un tiempo para ti, en el que reflexionar sobre los últimos seis meses; sobre todo lo que ha sucedido, los logros que has conseguido, y observa cómo te hacen sentir. Te recomiendo descalzarte y hacerlo mientras caminas por la playa, o bajo un roble, símbolo de fuerza sabiduría y conocimiento; Así absorberás mejor el aprendizaje del ciclo vivido.

Creta y el Sol

♥    Recolecta hierbas mágicas: Sal al campo y recolecta hierbas mágicas, para que su vibración se una a la tuya en este cambio de ciclo. Echa al fuego Solsticial para impregnar con su olor el ambiente o realiza un elixir floral recargado con la energía del sol Solsticial. Muchas hierbas alcanza su máximo esplendor en este tiempo. Utiliza la lavanda para el equilibrio y restaurar la paz interior; la Melisa para ayudarte a sintonizarte con tus propios ciclos; La hierba de san juan como hierba sanadora y antidepresivo; (No utilices hierbas a lo loco, recuerda consultar siempre con un profesional para solucionar tus dolencias)

 ♥    Enciende un fuego Solsticial. Haz un buen fuego símbolo de purificación, renovación y transformación. Lo ideal es acompañarlo de una ceremonia en la que honrar el fin de un ciclo y comenzar tu preparación para el cambio. Enfócate en tus logros y en lo que necesitas para adentrarte en el ciclo que comienza. Echa las hierbas mágicas en el fuego para que todo el ambiente se impregne de su energía. 

 ♥    Danza, baila y disfruta. Celebra la nueva fase del año, el poder de la luz y la fuerza que dota para adentrarte en la oscuridad que traerá transformación y renovación. El movimiento y la danza ayudará a manifestar tus creaciones en diferentes niveles.

 

Abre la puerta

disfruta el Solsticio,

De su fuerza

De su magia

 

Celebra, Integra , Evoluciona

e ilumina El sendero que conduce

A tu verdadera esencia

 

Con Amor y muchísima Magia

 © Susana Ortega