Mi viaje a Escocia

Iona playa Norte

En Septiembre yo diría que no fui de viaje, sino a un encuentro de viejas almas que el destino me tenía reservado para apaciguar, la tribulación que llevaba conmigo.

Por lo que doy las gracias al universo,que me lo facilitó y a la hada Mandarina que lo ideó y programó.

El paisaje era de una belleza misterica .Invitaba a tranquilizar mi alma y encontrar el sosiego perdido en los últimos meses.Viajando a mi interior, donde se encuentra mi mejor tesoro.

Los elementos, aire, agua, tierra, fuego,se conjuraron para ofrecerme regalos increíbles que nunca creí que iba a encontrar.Pues  allí se manifestaron las más bellas energías humanas que no tienen precio , generosidad ,respeto, afecto sincero, alegría , sinceridad ,complicidad ,Amor, en mayúscula sin egos ni protagonismo. Todas brotando, como las cascadas que caían desde las montañas, con sencillez y armonía .

La naturaleza de mi alma infantil explosionó para jugar y ser feliz .

Vi y escuché maravillas, un conejo negro, un altar de piedras preciosas y gladiolos rojos, el encuentro con un hombre santo , un arco iris de cuento, una voz angelical que descendió del cielo y un tenor improvisando arias del bel canto .

El océano  de serena belleza nos envolvió con bruma aterciopelada acunandonos con la ternura de su brisa, sin romper precipitadamente el sueño .

No fue un viaje , fue un sueño, pintado de vida con plumas de ángeles.

Gracias siempre agradecida y a vuestra disposición.

Hasta el próximo encuentro,siempre estaréis en mi corazón.

Un gran abrazo cósmico.

©María